Joven fue mordido por cascabel en el río Torondoy

Ruben Segundo Urribarrí  Villareal de 24 años ingresó al Instituto Autónomo Hospital Universitario de Lo Andes luego de que una serpiente lo mordiera cuando se encontraba en el río Torondoy disfrutando del asueto de Semana Santa.

El joven fue llevado a Mérida por bomberos de Caja Seca, a quienes los galenos de guardia les pidió el suero antiofídico correspondiente pero ni el hospital ni los funcionarios bomberiles tenían, razón por la que llamaron al primer teniente Luis Contreras de los Bomberos Marinos INEA en  Maracaibo y este de inmediato se trasladó con los insumos solicitados que posteriormente le fueron suministrado sal paciente.

Así lo relató el mismo teniente Contreras quien además reveló: “En Semana Santa se reportaron al menos  7 casos de mordeduras de serpientes, arañas y escorpiones en el Eje Panamericano del Sur del Lago”.

De igual manera el experto explicó que el veneno de la serpiente cascabel que atacó a Urribarí es neurotóxico por lo que produce en el cuerpo humano dificultad para movilizar los músculos del cuerpo, paros cardiorespiratorios, insuficiencia renal e incluso la muerte de los afectados si no reciben el suero antiofídico a tiempo.

Otro caso

Igualmente se pudo conocer que un adolescente de 15 años  fue atacado por un escorpión en Bobures, motivo por lo que fue recluido en el hospital de Caja Seca a la espera de que Contreras  aporte el suero respectivo.

A juicio de Contreras las mordeduras de serpientes son un problema de salud pública principalmente en las zonas rurales.

“En Venezuela se reportan unos 8 mil casos al año, con un balance de 60 muertes al año. En el eje Panamericano del Sur del Lago y el pie de monte de la cordillera andina se reportan unos 350 casos anuales y en lo que va de año 5 personas han muerto por esta causa. Encontrar los sueros es un verdadero viacrucis para las víctimas”, dijo el Teniente.

Luis Contreras recorre todos los rincones del país para llevar los sueros sin contar con los recursos necesarios, por lo que a veces tiene que pedir colas en las alcabalas para poder asistir a las personas necesitadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *